Ondina Pilca

22 de agosto de 2017

Hablan los alumnos de la Escuela para la Vida. Testimonio



La Escuela Para la Vida llegó a mi cuando más la necesitaba, ya que me perdí a mi misma al llegar a otro país y realmente no entendía los procesos por los que estaba pasando, simplemente no me encontraba. Poco a poco con el trabajo realizado en cada módulo fui descubriendo, entendiendo y aceptando las sombras mías que me mantenían en ese estado y que además eran las mismas que a lo largo de mi vida me habían mantenido al margen de mi crecimiento como mujer, presa de ellas y ciega por tantas barreras que me ponían en frente, de la mano de mi Ondina, como le digo cariñosamente, o mejor dicho bajo su mirada, caí en donde tenía que caer, se abrió el proceso hacia mi verdad personal, en el cual sigo estando y a través del cual voy avanzando, realmente siento que soy como otra persona, con otras posibilidades, la Escuela me dio herramientas para concientizarme de mi misma y esto suaviza las cosas, entendí que el camino y el trabajo son permanentes durante toda la vida, las sombras son y serán parte de mí, pero de ahora en adelante ya sé cómo mirarlas y enfrentarlas, de ti aprendí que la vida es trabajo y que es normal que duela, que la vida no tiene garantías y eso mi Ondina, es muy bueno, porque nos hace disfrutar al máximo y valorar cuando las cosas van bien y a asumir cuando van mal, así que por eso en adelante me acepto completamente y empiezo a sentir equilibrio entre mis luces y mis sombras. 

Yesi Cardona
CI V- nro.14.526.117


©2017 • Desde Santiago de Chile