Ondina Pilca

11 de julio de 2018

Las heridas se curan con miel

Hace algún tiempo, tuve una herida que no cicatrizaba con ningún medicamento. Por más que la limpiaban en el hospital y le agregaban cualquier cantidad de pomadas y cremas, apenas si alcanzaba un poco a cerrar, inmediatamente volvía a abrirse.

Creo, como muchos saben que el lugar, el lado del cuerpo y el tipo de herida, doce mucho de las emociones que uno no ha dicho, no a expresado y se ha tragado y que el cuerpo te recuerda. Es decir, un conflicto emocional no resuelto.


Este era un gran absceso (rabia acumulada), en el lado izquierdo del cuerpo (femenino) y por supuesto que al darme cuenta de esto y entrar en contacto con esa herida, ya desde el punto de vista emocional, me di cuenta porque no había cicatrizado y comencé entonces con un gran trabajo de perdón y reconciliación definitiva con mi lado femenino.

Como la vida siempre nos apoya, una compañera de trabajo me sugirió que me colocara  miel para que lograra tanto el efecto antiséptico, como el efecto cicatrizante. Y he aquí la gran moraleja que encontré: LAS HERIDAS EMOCIONALES SE CURAN CON MUCHA MIEL. 

Mi herida cicatrizó y lo más importante: pude perdonar y liberarme!

Hay que perdonar y aplicar la miel del AMOR para sanar.

¿Qué heridas emocionales tienes pendiente por sanar?
¿Qué necesitas perdonar?
¿Qué te falta para aplicarles la miel del amor?

Puedes dejarme tus comentarios.

Y recuerda que si tienes alguna consulta, puedes escribirme a info@ondinapilca.com



Ondina Patricia Pilca


©2017 • Desde Santiago de Chile