Ondina Pilca

MI BLOG

3 de octubre de 2018

Cuando la vida te pide cambios de adentro hacia afuera

Desde ya hace algunos meses, y luego de proseguir con mi trabajo personal, habitual, hubo unos días en los que me comencé a sentir incómoda.

Era una incomodidad extraña, no sabía si era en mi trabajo, o con mi nuevo país de residencia, con mi nueva vida, con lo que dejé en el pasado, o con lo que quería lograr para mi futuro.

20 de septiembre de 2018

ESTAR CASADA CON MAMA

Estuve pensando durante unos días, como comenzar a escribir sobre este tema, por demás un poco duro de tratar, pero necesario para evitar muchas frustraciones e insatisfacciones a las próximas generaciones de jóvenes que se levantan siendo criadas por madres solas y sacrificadas… mi corazón me dijo, que comenzara por donde es… por la terrible decisión que tomamos a edades muy tempranas, de hacer feliz a mamá cueste lo que nos cueste, y que además lleva impresa una profunda lealtad capaz de llevarnos a repetir su historia sin que realmente nos demos cuenta.

Lamentablemente y sobre todo en la cultura latinoamericana, se observa con mucha frecuencia madres que prácticamente han levantado a sus hijas, en ausencia del padre (bien sea física o emocionalmente) y han hecho de sus hijas las compañeras de lucha.
Por otra parte, frente a una madre sacrificada y que sufre las consecuencias de estar sola con tantas responsabilidades… madres 4x4 que no les quedó otra que blindarse para no sentir, pero que a la vez se reflejan muy desvalidas y vulnerables… madres que han sido muy productivas pero no felices… una niña puede interpretar muchas cosas (el problema de los niños es que no analizan… interpretan):  “Mamá necesita alguien que la proteja”, “Mamá necesita a alguien que la haga feliz”, “Mamá necesita alguien que la satisfaga”… “Debo portarme bien, debo serle fiel, debo acompañarla y sobre todo ser muy leal a ella”, por lo tanto me caso con ella, la hago feliz y puede ser que una forma de hacerlo (aunque a veces se nos haga difícil verlo) es asumiendo un matrimonio inconsciente, que no nos permite crecer en el ámbito emocional, que nos mantiene estancadas en su historia, sin concretar la propia, pero que en la edad adulta resulta muy dolorosa y frustrante.
Estar casada con mamá implica fracasar en todos los intentos por hacer pareja, es llegar a la edad adulta viviendo y cuidando de ellas, sin habernos realizado como mujeres… seremos eternas hijas y eternos esposos de nuestras madres… unos roles que en desequilibrio, llegan a pesar mucho… a doler mucho y a desgastarnos.
Es duro despertar un día y ver que la vida nos ha pasado, jugando a tener pareja (sin haberlo logrado en realidad, ya que es solo eso… juegos) y queriendo encontrar cualquier excusa, para permaneces al lado de mamá… defendiéndola de todos y de todo, dejando de hacer nuestras vidas, para seguirla acompañando en sus luchas… no crecemos ni como mujeres, ni en la pareja, ni en lo económico… porque la mejor manera de permanecer con ellas, es quedarnos pequeñas… allí esta la gran trampa.
Y tal vez muchos cuestionarán estas líneas… por aquello de que hemos mal entendido lo de “honrar a los padres”, como una oda a no tener vida propia, a sabotearnos la posibilidad de hacerlo diferente… amándolos, apoyándolos si!… pero con vida e identidad propia.
El trabajo es duro y muy doloroso… pero absolutamente necesario, porque todo esto es contra natura… la vida va hacia adelante… dejando atrás (simbólicamente hablando) las historias de ellos y atreviéndonos a escribir la nuestra.
El proceso de divorcio es muy rudo, sobre todo cuando hemos asumido varios roles, con el único propósito de hacerla feliz… hay tanto amor en esta forma de relacionarnos con mamá, que sentimos desgarrarnos internamente cuando nos damos cuenta que ya es hora (y en muchos casos es YA) de emprender nuestro propio viaje, de entregar roles que no nos corresponden, dejar de enfocarnos en desempeñar de manera mas relevante el rol de hijas, olvidándonos que existen otros que podemos y debemos desempeñar:  mujeres, parejas, madres.
El otro lado de esta peligrosa práctica relacional, es sin duda, el recrear la historia de mamá y actuarla a ella dentro de nuestra propia historia, que en realidad sigue siendo la de ella… tal vez con otros rostros y en otras circunstancias… pero al final lo mismo…
Y repito… por supuesto en todo esto hay mucho amor… pero un amor no sano, que no nos permite ser felices, no nos permite prosperar, no nos permite crecer y sobre todo, no nos permite salir de una cárcel emocional, en donde inconscientemente decidimos meternos en nuestra infancia.
Tenemos que despertar a tiempo… y no implica abandonar, ni maltratar… implica un proceso que dependerá de lo que necesite el alma de cada quien, aceptar nuestra historia, quedarnos con lo bueno, perdonar y perdonarnos… para así poder, desde el corazón, honrar la vida que nos dieron.

Hasta pronto!

Ondina Patricia Pilca
Lifecoach/Psicoterapeuta
 

5 de septiembre de 2018

Transformación de Vida en tres niveles





Hace ya mucho tiempo, comencé un proceso maravilloso de cambio, cuando tomé la decisión de irme por el camino profesional del apoyo a las demás personas. En su momento recuerdo que comencé con algo totalmente inédito, que fue adaptar un plan estratégico organizacional, a un plan estratégico de vida, que aún se llama PEV. Ese programa era en base a preguntas, que yo hacía a mis pacientes de esa época. Sin saberlo estaba haciendo coaching, y fue justamente allí cuando nace LA ESCUELA PARA LA VIDA.

10 de agosto de 2018

El maltrato laboral o mobbing

En el año 2015, llegué a Chile solo con la intención de pasar tres meses de verano junto al que en ese momento era solo mi pareja, entre Venezuela mi país de origen y su país natal.

En aquel momento, me encontré con la propuesta de matrimonio, que hizo que me quedara y planificara una nueva vida en el último rincón del mundo.

En Venezuela yo era profesional independiente. Tenía un consultorio, ponía mis horarios y planificaba mi tiempo y mis actividades, entre consultas, talleres, cursos, sesiones vía Skype, etc.

Por supuesto al llegar a Chile, tuve que buscar maneras de producir, ya que por supuesto no podía pretender ser y hacer lo mismo que fui en mi país.

30 de julio de 2018

Toma de decisiones


 
Por: PATRICIA HASHUEL
Life Coach

Un niño estaba jugando con un grupo de amiguitos a trepar por una escalera. Él fue el único que se atrevió a llegar al peldaño más alto donde los otros no se atrevieron por miedo.
Después, su abuelo, le preguntó:¿ Por qué a ti no te dio miedo subir mientras que los otros no se atrevieron?
Porque ellos cuando subían miraban hacia abajo, respondió.
Veían lo alto que estaban y se asustaban.
Cuando yo trepaba miraba hacia el cielo.
Veía que bajo que yo estaba, y eso me alentaba a subir más.

11 de julio de 2018

Las heridas se curan con miel

Hace algún tiempo, tuve una herida que no cicatrizaba con ningún medicamento. Por más que la limpiaban en el hospital y le agregaban cualquier cantidad de pomadas y cremas, apenas si alcanzaba un poco a cerrar, inmediatamente volvía a abrirse.

Creo, como muchos saben que el lugar, el lado del cuerpo y el tipo de herida, doce mucho de las emociones que uno no ha dicho, no a expresado y se ha tragado y que el cuerpo te recuerda. Es decir, un conflicto emocional no resuelto.

20 de junio de 2018

La queja o la acción


Hola amigos!


Revisando mis correos, me encontré con una news de mi profe de Coaching Patricia Hashuel, que me pareció excelente compartir, sobre todo por que estamos en una época muy difícil. Algunos se QUEJAN y otros ACCIONAN. Y tú: ¿En qué grupo estás?.
Espero disfrutes de esta lectura:

28 de mayo de 2018

TOLERANCIA: ¿Toleramos o aguantamos?

 
“La intolerancia es en sí misma, una forma de violencia y obstáculo para el crecimiento, de un verdadero espíritu democrático”
Mahatma Gandhi

©Privacidad