Ondina Pilca

MI BLOG

3 de octubre de 2018

Cuando la vida te pide cambios de adentro hacia afuera

Desde ya hace algunos meses, y luego de proseguir con mi trabajo personal, habitual, hubo unos días en los que me comencé a sentir incómoda.

Era una incomodidad extraña, no sabía si era en mi trabajo, o con mi nuevo país de residencia, con mi nueva vida, con lo que dejé en el pasado, o con lo que quería lograr para mi futuro.

Lo cierto del caso, es que deje fluir esa incomodidad, y me hice el propósito de escucharla por unos días.

Gracias a ese "Stop" que me dí para escuchar que me decía esa incomodidad, me di cuenta que internamente yo había adoptado una conversación interna negativa y tóxica, andaba como en carencia, queja, crítica y juicio todo el tiempo. Como en protesta interna pues.

Me puse a reflexionar que me había pasado y porqué había dejado entrar en mi ese tipo de conversaciones, a la que siempre le había huido tanto, llevándome la gran sorpresa de que estaba repitiendo mi entorno familiar de siempre (cuando estaba en Venezuela), y ahora lo recreaba en Chile.

Y es que a veces uno se aferra inconscientemente a ese tipo de recursos, aunque no sean tan beneficiosas, simplemente por sentir que aún se PERTENECE.

Inmediatamente me dije a mí misma, que necesitaba un cambio de adentro para afuera urgente, y es increíble cuando le dices a la vida que estas dispuesta a CAMBIAR, como inmediatamente comienza a manifestarse la ayuda de inmediato.

Me llegó un curso de Ismael Cala llamado "Camino a la abundancia" que me llamo poderosamente la atención, y nada más y nada menos que el primer capítulo comienza con la pregunta ¿Quién soy?. Con ésto me di cuenta que yo sabía quien era hasta hace poco, pero que ahora tendría que volver a preguntarme quien era HOY, porque evidentemente han pasado muchas cosas importantes en mi vida y ya por supuesto no soy la misma, de hace un tiempito.

Estoy aún en ese trabajo, ya que también han llegado varios videos y material de la conocida Psicóloga chilena Pilar Sordo, que aún me encuentro analizando.

Lo que quiero destacar, es la importancia de detenerse, escuchar el estado en el que nos encontramos, y a partir de allí tomar decisiones.

Ojalá que todos nos detuviésemos a escuchar nuestras incomodidades y no las anestesiáramos. Sin duda tendríamos un planeta de gente más consciente y mucho más sana emocionalmente hablando.

Hasta la próxima

©Privacidad